HISTORIA

Escudo Troncosos
Escudo de los Troncoso de Lira y Sotomayor (Iglesia de Moreira)
Se ignora con exactitud la edad de la casa de Moreira, no obstante, desde siempre sus propietarios fueron los Troncoso, provenientes de la Casa de La Picoña, los que aquí, siglos atrás, construyeron una capilla, ampliada posteriormente siendo hoy la iglesia parroquial, sabiéndose que en distintos siglos, ha habido en la misma sacerdotes Troncosos, provenientes de la Casa de La Picoña, según manuscritos existentes actualmente en la biblioteca de esta casa.
Tampoco se sabe con exactitud cuando fue construido dicho Pazo de la Picoña, aunque está documentado así:

•Propietario actual: Varias familias descendientes de los Troncosos.

•Fecha de construcción: se ignora, si bien aparece una inscripción que dice: “Esta obra hizo por mandado de Luis Troncoso de Lira Sor de esta villa V.S.M. año 1603”. Y en su caracterización dice Ángel del Castillo: ”Palacio de la Picoña: Constituye uno de los pazos más interesantes y espléndidos de Galicia. “(Volumen 3 “Pazos y Torres”). Asociación Amigos de los Pazos.

Don Emilio Gutierrez Caba, amigo de esta casa, conocido cineasta y admirador de estos manuscritos, pidió venir a clasificarlos, leerlos y ordenarlos.
Alguno de estos hermosos documentos fue donado al Vaticano por sus actuales propietarios.

 

Puente de las Partidas

El pazo de Moreira lleva más de cinco siglos en manos de la misma familia, los Troncoso de Lira. Queremos desde estas líneas abordar la historia de esta casa desde la de la familia, que hunde sus raíces en la Edad Media. El pazo actual data del siglo XVII, fue reformado en el siglo XIX y restaurado recientemente por sus actuales propietarios, descendientes de los Troncoso, aunque en su lugar existió otra casa, probablemente fortificada, cuyos orígenes son mucho más antiguos y están estrechamente vinculados a la torre de Lira y al palacio de la Picoña.

Sobre los orígenes del apellido Troncoso, según el informe para el ingreso en la Orden de Calatrava de D. Luis Troncoso y Lira, señor de Lira, la Picoña y Moreira, sabemos lo que sigue: "Está en el coto de Troncoso, feligresía de Santa Baya de Mondariz, en el Reino de Galicia, obispado de Tuy, y de dicha casa sólo se halla hoy una torre, fundada sobre una peña y labrada de piedra de sillería, pero se conoce ser obra muy antigua y que al lado de ella hubo edificio y casa fundada, porque se descubren y reconocen unos cimientos de piedras como las de la torre; y en medio de ella está un tronco seco de un laurel, que será de dos varas, poco más o menos, de alto." (I). Este tronco seco es el que figura en las piedras armeras de los Troncoso en decenas de pazos y casas solariegas del sur de Galicia que pertenecieron a las muchas ramas de esta familia, una de las cuales es este pazo situado en la parroquia de San Martiño de Moreira.

A mediados del siglo XIX, el historiador de Tui, Francisco Ávila y la Cueva, escribió que "Antiguamente se llamó esta parroquia Moraria, y con dho nombre fue dada por el Rey Don Bermudo 2º a la Yglesia de Compostela en 24. de Mayo de del año 991.(...) Valen sus diezmos 23.000 reales que percibe insolidum el parroco: el que no tiene casa rectoral, iglesario ni diestros. (…) este beneficio es de patronato de la casa de Reboreda y de la de los Troncosos de la Picoña, presentando la primera dos Abades seguidos uno en pos de otro por tener dos terceras partes de la presentacion, y la segunda uno por gozar solo de una tercera parte."(II)

Ponte das Partidas
Puente de las Partidas, Moreira. Vista nocturna
En la Edad Media, un descendiente del rey Bermudo, de nombre García Bermúdez de Traba, tuvo un hijo con una tal Godina del Mato: García de Lira, primer señor de la casa y torre de este nombre. Cinco generaciones después, en el siglo XIV, le sucede Alonso Gómez de Lira, "Señor de Lira, Puzo, Nogueyra y otros cotos fue Alcalde mayor de la Ciudad de Tuy, y Frontero mayor de Galicia para el Rey Don Pedro: y por no querer pasarse al servicio de su hermano Don Henrique 2º se marchó a Portugal al de su Rey Don Fernando, entregando a este la Ciudad de Tuy, y allí obtuvo varios empleos y destinos para aquel Monarca como refieren las Historias de aquel Reyno."(III) Destacamos la referencia a que fuese señor de Lira y Nogueira por lo siguiente: de la primera, que tres siglos después, en 1665 "la dicha casa y jurisdicción del dicho coto de Lira hasta llegar al Puente de las Partidas, que será más de media legua de tierra, lo posee hoy D. Luis Troncoso de Lira, que es señor asimesmo desta casa y jurisdicción de la Picoña..."(IV) . Este territorio abarca la parroquia de Moreira, de la que eran presenteros los señores de la Picoña, ¿lo serían, pues, ya los de Lira en el siglo XIV? De la segunda, que los señores de la Picoña eran también presenteros, posiblemente por heredarlo del señorío de la casa de Lira, del curato de Nogueira: "Antiguamente estuvo esta parroquia unida en clase de anejo a la de Sto. Tomé de Parderrubias, a donde ya estaba incorporada antes del año 1502.: y entonces la provistaba con la matriz el señor de la Picoña: despues en 19. de Octubre de 1694 dicho señor permutó esta Yglesia con el Sr. Obispo de Tuy por la de Sn. Martin de la Picoña, de consiguiente fue desmembrada Nogueyra de aquella , y se colocó aquí Abad propio con total independencia de Parderrubias."(V) El camino que une Lira con la Picoña pasa necesariamente por Nogueira, tras cruzar el Puente de las Partidas, y a poca distancia de éste último, sobre un pequeño altozano, se yergue hoy el pazo de los Troncoso de Moreira. ¿Tendrían allí los de Lira en la Edad Media una fortaleza para defender el acceso al puente? Creemos que más que posible, es muy probable.


Escudo Troncoso de Lira y Sotomayor
En el siglo XV se produce el entronque entre los Troncoso y los Lira, al casar D. Diego López de Lira, llamado "el Viejo", alias Diego Bermúdez de Castro, con Dª María Álvarez Troncoso de Sotomayor, hija de D. Rodrigo Troncoso "el Viejo" y descendiente también de Dª Constanza Álvarez de Sotomayor, hija ni más ni menos que de Pedro Madruga.(VI) A partir de entonces, sus descendientes empezaron a usar los apellidos Troncoso de Lira y Sotomayor.

En Tui, en 1543 Don Morguete Rodríguez "natural de esta ciudad, Racionero y después canónigo en su catedral fundó la casa y Mayorazgo de los Señores de la Picoña con crecidas rentas y prerrogativas".(VII) Y lo fundó para su hija Mariana, quien casó con Rodrigo Troncoso de Lira y Sotomayor, nieto de D. Diego "el Viejo" mencionado arriba, iniciándose el periodo de apogeo y esplendor de la familia de Troncoso de Lira. Fue el nieto de Mariana y D. Rodrigo, D. Luis Troncoso de Lira, quien emprendió en 1603 la construcción de lo que se ha dado en llamar la "joya de la corona" de la arquitectura pacega, la casa grande de la Picoña, digna aun hoy en su lamentable estado de degradación y fragmentación entre varios descendientes de la familia Troncoso.

Llegados ya al siglo XVII, "En la visita parroquial que mandó hacer el Obispo y Sr. de Tuy se manda a los vecinos bajo las consiguientes penas, trabajar y traer piedra (para alargar la iglesia por cuanto es muy pequeña y no es capaz de que en ella pueda caver toda la jente...); Sucedió esto en 1660 y en 1664 aún estaba en obras, pues se urge el mismo mandato: de trabajar y acarrear piedra".(VIII) La fecha de 1668 figura en una piedra del umbral del portalón del pazo, y la de 1670 en dintel en las bodegas del pazo de Moreira, lo que nos hace suponer que las obras referidas afectaron no sólo a la iglesia parroquial, "muy pequeña", sino también a la residencia del cura, ambas propiedad de los señores de Troncoso de Lira. Construido ya su palacio de la Picoña, dedicarían ahora su esfuerzo constructivo a remodelar lo que presuntamente sería un lugar de habitación obsoleto y deteriorado, y a la vez separarlo físicamente del templo que por sus reducidas dimensiones era ya inapropiado para el culto. En el testero de la nueva iglesia, plantaron su escudo de armas los señores de Troncoso de Lira y Sotomayor.

Justo antes de iniciarse un nuevo siglo, inaugura de manera póstuma un sacerdote de apellido Troncoso el libro de difuntos de Moreira, en 1699 "D. Clemente Troncoso de Lira, abad de Moreira, que falleció en su casa de la Picoña, enhumado en el coro de dicha iglesia".(IX) Estamos ya ante uno de tantos sacerdotes presentados por la familia Troncoso de Lira que regirían los destinos espirituales, y por supuesto materiales, de la parroquia de Moreira. Entrado ya el siglo XVIII, tenemos noticias de "Diego Troncoso y Sotomaior abbad de Moreira" que en 1703 hace de padrino del hijo D. Thomas Sarmiento y su mujer Dª Vittoria Josepha de Puga, en Cristiñade. En 1706, ya en Moreira, figura "D. Diego Manuel Troncoso de Lira Losada Sotomayor, abad y cura propio desta frª"(X), como padrino de otro bautizo. De más bautizos nos da noticia el Padre Piñeiro, de los supuestos hijos de "Diego Miguel Troncoso Losada", seis en total, con otras tantas mujeres solteras, entre febrero de 1720 y marzo de 1721. De Miguel a Manuel sólo cambian dos letras, por lo que podría incluso tratarse del mismo abad mencionado más arriba, pero nos cuesta creer que haya dedicado sus últimos años de vida a la lujuria desenfrenada. Habría que contrastar las fuentes, para ver si no se trata de que fue él quien los bautizó como padre espiritual y no terrenal...

Desde 1723 y hasta su fallecimiento en 1765, fue abad de Moreira Don Mauricio Antonio Balanzuela Troncoso de Lira y Sotomayor, hijo de Dª Antonia Troncoso de Lira, "de la casa de la Picoña".(XI) En 1753, en respuesta al interrogatorio efectuado para el Catastro de Ensenada, dice así: "...zertifico quanto pueda y deva que los diezmos y mas diestros ziertos que me produze mi curato poderan aszender un año con otro reduzidos a dinero a la cantidad de dos mill y quinientos reales de vellon..."(XII). Los sustanciosos ingresos del curato le permitieron a Mauricio Balanzuela Troncoso acumular un gran capital que invirtió en construirse para si y sus descendientes la casa-torre de Montealegre, hoy desaparecida, en la que residió. Por esto deducimos que ni habitó ni obró en el pazo de Moreira, residencia habitual de los curas de la parroquia, pues a su muerte éste último pasaría a serlo de dos curas seguidos presentados por la rama de los Troncoso de Reboreda, a tenor de la división del derecho de presentación del curato. En el Real de Legos, otro libro del Catastro de Ensenada que contiene un inventario de las propiedades de la parroquia pertenecientes a los que no eran miembros del clero, figura una descripción del pazo de Moreira, cuyo propietario en 1753 era "Don Pedro Troncoso vecino de la Picoña: Una casa alta de siete baras de frente y 22 de fondo, al sitio de Iglesia, linda por Derecha e izquierda con el Dueño (...) Otra casa, terreña, de 5 baras de frente y 6 de fondo, al sitio de Iglesia, linda por derecha e izquierda el dueño."(XIII) Los terrenos que rodean al pazo se describían en ese inventario como de "monte" o "de robles", lo que nos hace suponer que en esa fecha la casa estaba deshabitada y el terreno sin cultivar, reforzando la hipótesis expuesta más arriba.

En 1808 era abad propio de Moreira Don Benito Troncoso, según consta en un protocolo notarial en el que hace una permuta de propiedades con el teniente de cura de la misma parroquia, Don Manuel de Acuña. Durante buena parte del siglo XIX, el último "cura propio" de Moreira fue Don Manuel María Troncoso Mosquera, también de la Picoña. En el archivo del pazo de Moreira se conserva una carta fechada en 1846 en la que su tío le faculta como apoderado en las partijas del pazo de la Picoña, y de 1849 data la "Cuenta … de lo que debe haber por sus derechos y suplementos con el pleito por los señores D Manuel y D Jose Mosquera y Troncoso con el difunto D Ramon su hermano, y despues con sus hijos sobre la partija del mayorazgo de la Picoña"(XIV). A mediados del siglo XIX, tras la promulgación de la Constitución de 1812 y demás leyes que le siguieron, se extinguía la llama del Antiguo Régimen, poniendo fin a los derechos y prebendas de señores civiles y eclesiásticos. Éstos y otros documentos nos dan una pequeña visión de lo que sucedió con este mayorazgo, que como tantos otros empezó a fragmentarse, no sólo en sus posesiones rústicas, sino también en su predio urbano, llegando a nuestros días el pazo de la Picoña en el lamentable estado en que está. ¿Qué habrá sucedido con su archivo, que debió de estar bien nutrido, pues Ávila y la Cueva menciona una y otra vez haber consultado en él numerosa documentación en la que basó una buena parte de su investigación histórica? Se habrá fragmentado también, acabando pasto de las llamas, del moho, de los ratones o de los tres... Tampoco ha llegado íntegro a nuestros días el archivo del pazo de Moreira, pues en una somera aproximación al mismo hemos constatado que el grueso de la documentación que conserva data de entre 1840 y 1890, precisamente la época en que Manuel María Troncoso Mosquera fue abad de esta parroquia. Hay un poco de todo: correspondencia privada, recibos de cobro de rentas de la Picoña, testamentos y contratos de compraventa de vecinos de Moreira, y muchos recibos de préstamos efectuados por el abad, que una vez más, actuaba también de banquero a la par que de notario. Pero faltan otros documentos "importantes", a juzgar por lo que declaran sus actuales propietarios, que podrían estar en manos de otra rama de la familia.

Al fallecer D. Manuel María Troncoso a finales del siglo XIX, la propiedad permaneció en manos de los Troncoso, pero ya desvinculada de su función de vivienda abacial. Pasó a ser segunda residencia de la familia, mientras que la parroquia de Moreira se vio obligada a construir una rectoral de nueva planta en otro lugar.

La última propietaria del pazo en llevar el apellido fue María Viso Troncoso, fallecida en 1990. Era una persona dicharachera y con una mentalidad muy avanzada para su época que en sus años mozos pintó un cuadro con el blasón familiar. Los actuales propietarios del pazo son su hija Rosa María y su yerno Antonio, que lo habitan todo el año tras haberlo rescatado de su deterioro, restaurándolo con esmero, respetando en su totalidad la edificación original, y que han adaptado el antiguo lagar del vino junto con otras dependencias para celebraciones de enlaces matrimoniales y otros eventos, dándole así una nueva vida y utilidad al pazo más allá de la de mera vivienda particular.

Sirvan estas palabras de homenaje al recuerdo de María, que junto con sus hijos han sabido mantener la casa tras más de cinco siglos en manos de la misma familia, cumpliendo con creces el lema de los Troncoso, labrado a cincel en una de las fachadas del pazo de la Picoña:

EL HIJO QUE CONSERVARE
DE SUS PADRES LA NOBLEZA
MERECE MAYOR GRANDEZA
DEL QUE POR SI LA GANARE
PARA PODER CONSERVAR
TRES COSAS SON MENESTER
SAVER, VIRTUD Y PODER
Y NINGUNA HA DE FALTAR

El autor de estas líneas, Michael Skinner, es licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Santiago de Compostela, y miembro de la Asociación de Amigos de los Pazos desde 1981. Se dedica en su tiempo libre a la investigación histórica y etnográfica de la zona del Condado. Además, desciende de la familia Troncoso por vía de su abuela materna, Segunda Álvarez Queimadelos, que era amiga de la infancia de María Viso Troncoso, habiéndose transmitido esta amistad en las sucesivas generaciones.

I. Archivo Histórico Nacional. Consejo de Órdenes, expediente nº 2638. Año de 1655.   (volver)
II. Ávila y la Cueva, F. "Historia Civil y Eclesiástica de la Ciudad de Tuy y su Obispado". Facsímil publicado por el Consello da Cultura Galega, 1995.   (volver)
III. Ávila y la Cueva, F. Op.Cit.  (volver)
IV. Archivo Histórico Nacional. Consejo de Órdenes, expediente nº 2638  (volver)
V. Ávila y la Cueva, F. Op. Cit. Da cuenta este historiador de esta permuta en repetidas ocasiones, al hablar de Nogueira, de la Picoña, y de Parderrubias.(volver)
VI. Morales y Roca, F.J.. Revista Hidalguía, nº 109, año 1971. (volver)
VII. Ávila y la Cueva, F. Op Cit.(volver)
VIII. Piñeiro Groba, M. "Puenteareas, Notas Históricas y Etimológicas". Vigo, 1941(volver)
IX. Piñeiro Groba, M. Op. Cit.(volver)
X. Piñeiro Groba, M. Op. Cit.Posiblemente el escudo en la iglesia parroquial sea de este abad, pues vemos en él las armas de Troncoso, Lira, Sotomayor y Losada.(volver)
XI. Anotación extraída del árbol genealógico de los Valenzuela, del archivo del pazo de Montealegre.(volver)
XII. Archivo Histórico Provincial de Pontevedra, Catastro de Ensenada.(volver)
XIII. Ibidem. Una "bara" (vara) equivale a 0,836 metros aproximadamente.(volver)
XIV. Archivo del pazo de Moreira.(volver)


Rosa Mª P. Viso y Antonio Abreu (Actuales propietarios)

Vista del pazo de Moreira en la Actualidad

 

Algunas imágenes del Pazo de Picoña (varias familias Troncoso)


María Troncoso Domínguez con su hija María Viso Troncoso, año 1904

Augusto Viso Troncoso primo, y a su vez esposo de la anterior. Con su hija Maria Viso Troncoso. Año 1904

Maria Viso Troncoso año 1981.